top of page
Republicoslogo.jpg

La falsa oposición de Guaidó no es alternativa frente al chavismo


Propician únicamente un cambio de gobierno (quitar a Maduro para poner a uno de los suyos -¿acaso Leopoldo?) mas no buscan un cambio de régimen político

Humberto González Briceño

Existe un conjunto de fuerzas con agenda propia que insisten en plantear la situación de Venezuela en términos de un falso dilema: Frente a la narcotiranía chavista solo queda alinearse con una oposición colaboracionista, negociadora y electorera. Por su propia naturaleza y por los intereses que defiende esta “oposición” en realidad representa la continuación del estado chavista, pero con otros actores. Por eso a esa oposición hay que caracterizarla como falsa y contraria al interés nacional de salir definitivamente del chavismo.

Esta falsa oposición ha maniobrado desde 1999 para actuar en representación de la inmensa mayoría de los venezolanos que se definen políticamente en contra del chavismo. Una y otra vez los partidos de esa oposición se han montado sobre la energía el descontento popular para alimentar sus propias agendas negociadoras. Hugo Chávez, quien se dio cuenta que esa falsa oposición no quería derrocarlo sino entenderse y cohabitar con su régimen, no dudó un instante en asignarles cuotas políticas y financieras en su gobierno a estos agentes de la traición.

La estrategia calzaba muy bien en el objetivo chavista de prolongarse en el poder ya que la falsa oposición otorgaba el reconocimiento legitimador que tanto necesitaba el chavismo para sostenerse en el poder. Bien sea participando en elecciones, en mesas de negociaciones o simplemente renegando del gobierno chavista pero jurando lealtad a su régimen y su constitución, esta falsa oposición siempre ha sido un factor clave e instrumental para el sostenimiento del régimen.

Y la constatación de que la falsa oposición de Juan Guaidó y el régimen chavista representan esencialmente lo mismo viene derivada de hechos incontrastables. Hay fundamentalmente dos ejes que identifican y conectan tanto al hamponato interino de Juan Guaidó como a la narcotiranía chavista de Nicolás Maduro. Ellos son la corrupción y el socialismo.

Ambas instancias (hamponato de Guaidó y Narcotiranía de Maduro) no solo coinciden en su propósito de saquear sin piedad el tesoro nacional como ha sido muy bien documentado por periodistas de investigación. Además de eso, las cañerías podridas de la falsa oposición y el chavismo confluyen en una cloaca común donde se comparten contratistas y esbirros. Esto es, la gran cantidad de operadores políticos, financieros y militares que sirven por igual al hamponato interino y a la narcotiranía. Nombres como Alejandro Betancourt, Raúl Gorrín, Luisa Ortega Díaz, Christopher Figuera, entre muchos otros, aparecen en las nóminas de ambos “gobiernos” y se entremezclan en complejas tramas de corrupción (Odebrecht, Derwick, Monómeros, PDVSA, CITGO, etc) donde la víctima es la nación venezolana.

A esto hay que agregar que tanto el chavismo como la falsa oposición de Juan Guaidó coinciden en su defensa perruna de la constitución de 1999. No es por un formalismo jurídico, porque ambas bandas la violan cuando les da la gana. Se trata, para ambos, de dejar intacta la estructura del estado chavista que es un estado de partidos, clientelar y corrupto basado en el socialismo como mecanismo de control de la sociedad. El sueño de Juan Guaidó y Leopoldo López es heredar la estructura del mesiánico estado chavista con sus poderes omnímodos y sus bondades. Por eso la falsa oposición cuidadosamente articula su estrategia sobre la base de propiciar únicamente un cambio de gobierno (quitar a Maduro para poner a uno de los suyos -¿acaso Leopoldo?) mas no buscan un cambio de régimen político. La falsa oposición, al igual que el chavismo, necesita preservar la estructura del estado socialista consagrado en esa constitución.

Todo aquel que por diferentes vías defienda, abierta o soterradamente, la constitución chavista de 1999, tal como lo hace la falsa oposición, en realidad lo que hace es sostener al régimen que ha destruido a Venezuela. Esa falsa oposición no ha sido, no es y jamás podrá ser reconocida como una verdadera alternativa frente al chavismo porque en esencia son lo mismo.

69 visualizaciones3 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page